jueves, 6 de septiembre de 2012

El Décimo Reino


Con todas las series basadas en la obra de Grimm, del estilo de Once upon a time, Grimm, las películas de Blancanieves, etc; no sé si habrá alguien que recuerde esta mini serie de cinco episodios que se emitió en Telecinco hace varios años. Yo recuerdo haberla visto de pequeña y quedar prendada de sus escenarios, personajes y la forma de hilar un mundo donde los cuentos de hadas son reales con nuestro mundo. Desde entonces, he visto un montón de mini series, películas, etc, que imitaban el estilo del Décimo Reino o las series que están de moda actualmente (ha habido siempre y seguirá habiendo de este estilo), pero ninguna me gusto tanto como el Décimo Reino, y por eso quería compartirla con vosotros.

Argumento:
El príncipe Wendell White, el nieto de Blancanieves, será coronado rey dentro de poco tiempo. Va a visitar la cárcel del reino para negar la condicional a la madrastra, cuando ésta consigue escapar con la ayuda del rey de los trolls y sus tres hijos. La bruja lanza un conjuro a su perro, de forma que cuando lo toca el principe, se intercambia con el animal. El príncipe, convertido en perro, huye hasta un desván, donde encuentra un espejo mágico que le lleva hasta Nueva York y se tropieza con la camarera Virginia Lewis. 
Los trolls persiguen al perro y se encuentran con un nuevo reino, al que denominaran el Décimo Reino. Pero no solo son los trolls los que cruzan la puerta, también Lobo, un hombre lobo que rastrea el olor del príncipe hasta toparse con Virginia. Lobo engaña al padre de Virginia, Tony, para saber dónde se encuentra ésta, a cambio de una semilla que le concederá todos sus deseos. 
Perseguidos tanto por Lobo como por los trolls, Virginia, Tony y el príncipe Wendell vuelven al mundo de fantasía. Allí iniciaran una búsqueda por encontrar el camino de regreso a casa que les deparara numerosos peligros y verdades que no querrían averiguar. 


La serie es del año 2000 (ha llovido mucho desde entonces) y en España creo recordar que la emitió Telecinco. Después del éxito que cosechó, sería el principio de un sin fin de mini series del mismo estilo donde la fantasia, los cuentos infantiles (ya no solo de Grimm, sino también Alicia en el País de las Maravillas y El Mago de Oz), la aventura y el amor se mezclan con la realidad. En esta serie podemos encontrar el origen de Once upon a time.


No hay que dejar de mencionar la genial cabecera que abría cada episodio de la serie, con la canción Wishing on a Star, que escribió Rose Royce en el año 1978 y que ha sido versionada por numerosos artistas (Beyonce entre otros). En la serie, la cantaba Miriam Stockley. Siempre me ha encantado la cabecera, con esas imágenes tan sugerentes que captaban completamente el sentido de la serie (ver la ciudad de Nueva York convirtiéndose en un un mundo de fantasía era increíble). 
Os la voy a dejar aquí, a lo mejor os anima a verla por primera vez o de nuevo para los que ya la conozcan:

5 comentarios:

Jade dijo...

Me suena un montón :O. La verdad en su momento en telecinco pusieron mini series fantásticas muy buenas ^^, todo hay que reconocerlo.

Anny D Lee dijo...

Tambien la vi de pequeña!! y la tengo pendiente de ver ^^

Besos!!

Morgana Dragonheart dijo...

si, cierto que pusieron un montón, y buenas buenas tampoco eran pero me entretenian mucho XD
un beso a las dos!

Virtizia in Madness dijo...

Sinceramente, no me suena... bueno apenas recuerdo que andaba haciendo yo hace tantos años, pero suena muy bien así que la buscaré!!

Saludos!!

Archivista dijo...

Yo la he visto y sin ser una maravilla (creo que la recuerdas con mucho cariño xD) es una buena miniserie. En ciertos aspectos de sus estética em recuerda a Dentro del laberinto y eso ya es un gran referente ;)