viernes, 20 de abril de 2012

Bram Stoker


Puesto que estamos en un año de centenarios, vease el Titanic, voy a hablaros de otro centenerio que tal vez halla pasado más desapercibido: el de los cien años de la muerte de Bram Stoker.

La vida de Stoker estuvo marcada por duras pruebas. Dejó Irlanda para acompañar al actor Henry Irving, quien lo trato como un esclavo llevandolo por toda Europa a los lugares menos deseables. Fue en los barrios de prostitutas de París donde contrajo la sífilis que le mataría.
En 1890 publica su primer libro y a partir de ahí seguiría publicando. Drácula (1897) es su obra más famosa.


Stoker perteneció a la organización secreta Goldem Dawn (Amanecer Dorado), a la que muchos autores y personajes importantes de la época pertenecian. En ella charlaban sobre esoterismo, ocultismo, magia ceremonial y hermetismo.
Stoker murió el 20 de abril de 1912 con 64 años de edad, en una pensión de Londres señalando incansablemente una esquina del cuerto y gritando "Strigoi", palabra rumana que sirve para denominar a las brujas, espíritus malignos y a los vampiros.

De Drácula se ha dicho muchas cosas, y todas buenas. Las mejores críticas podemos encontrarla en autres de la talla de Oscar Wilde y Arthur Conan Doyle. Wilde dijo de la novela que era la obra de terror mejor escrita de todos los tiempos, y también "la novela más hermosa jamás escrita"

4 comentarios:

Anny D Lee dijo...

Es hermosa y oscura, aparte de que el protagonista absoluto, el conde, sale en pocas paginas, pero se siente su presencia en todas ellas, amen de que en esta novela se hace algo parecido a Canción de hielo y fuego, cada personaje cuenta un capitulo XD.

Besos!!!

Anshin R. Doyle dijo...

Te puedes creer que nunca había leído la historia de San Jorge? Me gusta,si si! Gracias por compartirla!

★Arthemisa★ dijo...

Listo!! añadidos a mi blog!! q anden excelente!!

Madame Macabre dijo...

Tan cierto como que H.P. Lovecraft fue el padre del terror moderno, Stoker lo fue del terror clásico.

Para comprender el interés que despierta Drácula, desde luego hay que leerlo.

Un beso linda.